Ausencias

Alhama de Granada. In memoriam
| Agenda | Comarca de Alhama | Recibe AUSENCIAS en tu móvil |

María Gómez Zamora

María Gómez Zamora

María Gómez Zamora, de 71 años.
(29-09-1943 / 11-12-2014)
Entierro: Viernes 12 de diciembre, a las 4:30 de la tarde.
Ceremonia religiosa: Iglesia del Carmen de Alhama de Granada.

5 Condolencias en recuerdo de: María Gómez Zamora

  1. Conchi says:

    Has sido una gran persona y una gran vecina, los que te conocimos siempre te llevaremos en nuestro corazón. Ahora te toca velar por el bienestar de tu hija que creo que desde ahí arriba la iluminarás cada día, y le ayudarás a que sea feliz como ella se merece. Descansa en paz.

  2. Consuelo says:

    Fuistes como una madre para nosotros y por eso siempre te recordaremos y te llevaremos en nuestro corazón. Descansa en paz.

  3. María Ramos says:

    Mí querida Madre:

    No sé qué decir mamá, hoy hace un mes que te deje en el cementerio, un mes ya, es increíble, parece que fue ayer cuando te cuidaba, tomándote la tensión, la azúcar y la temperatura, cuando te aseaba y te untaba la crema y me decías: “que pesada eres con la crema”, cuando te hacía de comer y tú pobre mía me decías: “que no podías , que no te entraba”, … todavía después de un mes entro a casa y espero encontrarte, hablarte de lo que visto y oído, de que me des tu parecer, de poder besarte y abrazarte, de comunicarnos como solo tú y yo hacíamos, te echo mucho de menos.

    Es curioso mamá con el paso de los años ha ido también cambiando mi forma de llamarte, primero mami, después mamá y más tarde madre, todas tienen el mismo significado, pero en mi ha ido creciendo ese significado, al mismo ritmo que pasaba el tiempo y te he ido observando, conociendo y queriendo.

    Para mí, madre durante parte de mi vida has sido una gran desconocida, has sido la madre abnegada que hacia su labor en silencio y sin esperar nada a cambio, la que ha estado siempre en la sombra esperando a ser descubierta, un tesoro valioso y enorme esperando a ser visto. Y por fin, todas las estrellas de alinearon para que pudiera descubrir a mi tesoro oculto, a mi MADRE.

    Y Dios mío, que MADRE, con todas las letras y en mayúscula, tu tamaño era inversamente proporcional a tu corazón, a tus sentimientos, siempre ahí, imperturbable, inamovible, protegiéndome como un escudo invisible ante cualquier problema, cuidándome físicamente y mentalmente, enseñándome a andar por los caminos de la vida valiéndome por mi misma y haciéndome ver las distintas caras de una misma cosa.

    Y no bastante con todo eso que me has enseñado, en estos últimos meses durante tu dura enfermedad me has enseñado a cómo afrontar con una dignidad y saber estar pasmoso los últimos días de una vida, de tu vida, con una integridad, una tranquilidad maravillosas. Me has enseñado tanto en estos últimos seis meses, que a algunas personas les cuesta años o quizás nunca aprendan, y aún así fuiste tan generosa que tu máxima preocupación era como me encontraba yo, en que lloraba mucho y en que me dejabas sola.

    Que amor más grande me has hecho sentir MADRE y espero que yo durante los treinta y cuatro años que hemos compartido juntas haya podido hacerte sentir y llegar una pequeña parte del cariño y del amor que siento por ti, TE QUIERO MUCHO, y siempre te llevaré en mi corazón, porque mientras lata en mi pecho de alguna manera seguirás viva y siempre me acompañaran tus palabras, tu amor y sobre todo tú. Eres la estrella que me guía, mi luz, mi ángel guardián, siempre en el corazón y en el alma.

    Tu hija que te quiere.

  4. Sonia says:

    No sabía que existía está página, pero hoy por casualidad, o tal vez guiada por mi primo y tu sobrino , que también nos ha dejado, te he encontrado.

    Ya sabes que te hemos querido y creo que te alegrará saber que hicistes un buen trabajo con tu hija, que es una gran persona. Sé que desde allí arriba tu y el tito la protegéis.

    Descansa en paz.

  5. Dolores Moreno Gómez says:

    Mi tita querida, cuánto me haces falta y a mí mamá. Mí mamá ya no tiene a su guiadora y a su cuidadora. Nunca pensé que me costaría tanto el acostumbrarme al no verte, nunca jamás te agradecí todo lo que has hecho por mí, tu Lolilla te quiere y te añora mucho. Fuiste y eres mi gran ejemplo de lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.